CUÁNTICA

CuánticaLa física cuántica, que supuso una revolución científica, física y matemática, también influyó en la medicina al descubrir cómo las emociones y la salud están unidas en el ámbito molecular, probando así la inmanente interrelación entre pensamientos, emociones y cuerpo o patología.

En todas las ramas de la ciencia, el progreso se caracteriza por un cambio de método; cuando un nuevo método permanece dentro de los parámetros del anterior, se le considera ciencia de frontera; cuando está basado en parámetros diferentes, se le considera un NUEVO PARADIGMA, tal es el caso de la física tradicional y la nueva física cuántica, así como de la medicina tradicional y de la Sanación Cuántica.

La mecánica cuántica establece el postulado de la no separatividad en la realidad física. La generación del concepto de no separatividad resulta en que para todo sistema cuántico existen estados en los que no es posible considerarlos como compuestos por partes individuales o independientes de manera que forman un todo indivisible – concepto holístico del universo – y cualquier acción en una de sus partes por más separadas o distantes que se encuentren, tendrán efectos en la totalidad del sistema.

La visión cuántica de la sanación es por ende una recapitulación de los sistemas holístico, de cuerpo y alma, considerados ya en diversas tradiciones sagradas del pasado.

Cuánticamente hablando, enfermedad significa estado de confusión mental en el ámbito consciente o subconsciente que produce alteraciones en la salud que son producidas por un desequilibrio en la homeostasis entendida como el conjunto de procesos fisiológicos coordinados inconscientes, de los cuales resulta el mantenimiento de la estabilidad funcional del sistema en su totalidad, es decir, de salud en todos los ámbitos del ser humano.

Entradas recientes

EL ADN ESTÁ INFLUENCIADO POR LAS PALABRAS Y LAS FRECUENCIAS

“EL ADN ESTÁ INFLUENCIADO POR LAS PALABRAS Y LAS FRECUENCIAS”. Basado en los descubrimientos del científico ruso Pyotr Garjajev

ADNEl ADN puede ser influenciado y reprogramado por las palabras y las frecuencias de acuerdo a descubrimientos rusos sobre el ADN.  Las  investigación de este científico, directa o indirectamente, explican este fenómeno como clarividencia, intuición, actos espontáneos y remotos de sanación, auto sanación, técnicas de afirmación, auras de luz inusuales alrededor de la gente (principalmente maestros espirituales), la influencia mental sobre los patrones del tiempo y mucho más. Además, existe evidencia para un nuevo tipo de medicina en la cual el ADN puede ser influenciado y reprogramado por las palabras y frecuencias sin extraer y reemplazar los genes individuales.

Mientras la ciencia occidental sigue investigando sobre el llamado “International Human Genome Project” que se enfoca en el 5% de los tripletes codificadores del ADN, un grupo de científicos rusos de la Academia Rusa de Ciencias empezó en 1990 un estudio sobre el genoma humano. Este estudio fue liderado por Pyotr Garjajev, biofísico, biólogo molecular y miembro de la Academia de Ciencias Rusas y también de la Academia de Ciencias de Nueva York y por Vladimir Poponin, físico cuántico .

La búsqueda Rusa tomo un ángulo muy amplio manteniendo una visión completamente abierta en sus estudios. El equipo de búsqueda incluyó físicos, biólogos moleculares, embriólogos y también expertos en lingüística. La búsqueda reveló que el supuesto “ADN-Basura” que ha sido siempre negado y olvidado por la ciencia occidental tenía una gran importancia y no era ninguna opción redundante en la evolución en general.

Los estudios lingüísticos revelaron que la secuencia de los codones del ADN no-codificado siguen las reglas de una sintaxis básica. Existe una estructura definida y lógica en la secuencia de estos tripletes, como si fuese un idioma biológico. La búsqueda reveló más tarde que los codones forman palabras y frases al igual de los idiomas humanos siguen reglas gramaticales.

 PINCHA AQUÍ PAR DESCARGAR TODO EL DOCUMENTO EN PDF

  1. SEMINARIO MÉTODO YUEN, MÓDULO 3 EN BILBAO. IMPARTIDO POR LA DRA. BLANCA GASCÓ. Deja un comentario