Doctora Gascó, Método Holístico Cuántico, Método Yuen

MÉTODO CUÁNTICO: UNA NUEVA VISIÓN DE LA SALUD Y LA ENFERMEDAD

Para comprender el Método Cuántico, tal y como lo ha reformulado la DRA. BLANCA GASCÓ, se requiere modificar los actuales paradigmas, aceptar una nueva visión del hombre y reconocer el orden implícito en nuestro universo, donde cada célula, cada molécula y cada electrón forman parte de un eficiente orden vibracional y cuántico.

El Método Cuántico es un método ontológico basado en una visión amplia del ser humano, entendido en su concepto holístico: mente-cuerpo-espíritu, que tiene en cuenta la relación que cada persona tiene con su entorno, con sus semejantes, con el espacio y tiempo, y en última instancia con el universo. Todos estamos insertos en una red energética vibratoria a través de paquetes de energía denominados quantums que actúan entre sí en una resonancia coherente.

Somos seres extraordinariamente complejos, con numerosos niveles de consciencia: física, mental, psíquica, espiritual… La aplicación del Método Cuántico consiste en comprobar que todos esos niveles concuerdan entre sí, como paso preliminar para que se puedan eliminar el dolor y la enfermedad, mediante la identificación de esos factores profundos, incluso desconocidos por nosotros mismos, que nos están provocando alteraciones en la salud, en la homeostasis. “Es como si reseteáramos por completo el disco duro de nuestra bio-computadora, eliminando y borrando los aspectos que nos debilitan y que se traducen en dificultades físicas, emocionales o funcionales de la vida”– Explica Blanca Gascó, quien también indica que se trata de una herramienta muy poderosa, ya que pone al alcance de cualquier individuo –sin ninguna preparación terapéutica previa- los medios para la curación.

El psicoanalista Karl Jung ya señaló “que la psique y la materia forman parte de un solo mundo y, además, están en contacto continuo entre sí… Siendo esto así, no sólo es posible sino bastante probable que incluso la psique y la materia sean dos aspectos diferentes de una sola cosa”.

QUÉ ES LA ENFERMEDAD?

Considerando que hay un orden y una armonía en todo, cada persona, cada célula y molécula están insertas en el orden vibratorio implícito del universo. Cuando un organismo pierde su capacidad para mantener armónicamente las funciones que le son propias surgen la enfermedad y el dolor, que no son otra cosa que fallos en el flujo de la energía vibratoria del cuerpo –entendido en su concepto hermenéutico – que causa una manifestación o síntoma a nivel físico.

La mayoría de los grandes maestros, tanto en India como los taoistas en China, apuntan en el mismo sentido: la enfermedad y el sufrimiento proceden, en última instancia, de ignorar nuestra relación con la Totalidad y de desconocer las causas profundas que nos ocasionan el dolor.

A Jung también le preocuparon denominadas enfermedades espirituales o existenciales y señaló que cualquier neurosis «debe ser considerada en última instancia como un alma sufriente que aún no ha encontrado su propio sentido». El dolor se produce cuando un individuo se separa o tiene conflictos con la parte más profunda de sí mismo, hasta el punto de que las dolencias anímicas y espirituales están en la raíz y son la causa de numerosas enfermedades físicas, y pueden estar en hechos del pasado, en nuestra memoria genética, en vidas anteriores, en karmas no resueltos…

La enfermedad se manifiesta así a través de determinados síntomas en el nivel físico, determinados sentimientos negativos y determinados errores de significación a nivel mental; todo esto viene acompañado de sensaciones de soledad y abandono, que son la característica inconfundible de ignorar nuestra existencia como entidades cuánticas.

CÓMO SE RETORNA AL CAMINO DE LA SALUD Y LA ARMONÍA ESPIRITUAL?

Los protocolos del Método Cuántico están diseñados para unificar el núcleo del sistema cuerpo-mente-espíritu. En ese núcleo se inicia el proceso de curación, y para alcanzarlo hay que traspasar los niveles más elementales del cuerpo, es decir, células, tejidos y órganos, y corregir los errores de significación mental, lo que permite resolver la impresión vital que retiene el flujo de energía. El Método Cuántico ayuda así a reconocer las resonancias patológicas de cada enfermedad y a reunificar la relación cuerpo-mente-espíritu en un mismo eje de vibración, lo que permite a toda la estructura física resonar armónicamente como una totalidad unificada.

Deviene así un restablecimiento de la interrelación de las unidades energéticas y de los programas morfo genéticos, en suma una normalización en el flujo de energía vital, o lo que es lo mismo, la vía para recuperar la salud. Una salud y bienestar psíquico y espiritual que pueden lograrse a menos que interfiera alguna nueva situación que provoque un nuevo desequilibrio energético y altere nuevamente los programas morfo genéticos del cuerpo cuántico.

Respecto a la técnica energética o protocolos en que se basa el Método, ésta consiste en la percepción profunda que nos permitirá –o le permitirá al terapeuta cuántico- encontrar las debilidades principales subyacentes a nuestro problema o dolencia y después borrar su efecto acumulativo, corrigiendo de este modo la enfermedad desde el núcleo profundo que ha causado la disrupción. Para alcanzar este punto primero debemos alcanzar un estado de vacío mental (neutralidad) que nos permita la claridad profunda previa al testaje energético.

Dicho testaje puede realizarse mediante kinesiología, a través de respuestas musculares que miden la cantidad de energía que hay en una persona. Es una medida del campo vibracional y cuántico. Cuando éste es débil, el músculo responderá débil, mientras que cuando es fuerte la respuesta muscular será fuerte.

“Una vez que hemos averiguado de dónde procede la dolencia, fortalecemos la parte débil. Esto lo hacemos concentrándonos en la línea media de la persona. La línea media es el cerebro, la columna y todo su contenido, hasta llegar al cóccix, al núcleo profundo del ser humano en su concepción holística”, explica Blanca Gascó.

“Cuando descubres cuál es la verdadera causa de un trastorno, -añade la Dra. Gascó- éste se resuelve al instante. El dolor se apacigua o desaparece, una emoción negativa deja de tener fuerza al recordarla, un problema afectivo se observa con neutralidad, los límites que parecían ser insalvables dejan de serlo…”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s